Skip to main content

Search

Search

Diarrea del viajero

Diarrea del viajero

La “diarrea del viajero” es la que se presenta durante o unos días después de haber viajado.

La diarrea del viajero está causada por el consumo de agua o alimentos contaminados: en su mayoría son diarreas de tipo infeccioso, es decir, debidas a gérmenes presentes en alimentos o agua no seguros. Muchas veces la provocan bacterias (como la legionella o la salmonella), aunque también puede deberse a virus o parásitos como las amebas.

Se trata del problema de salud más común al que puedes enfrentarte cuando viajas y, dependiendo del tiempo de estancia, podría afectar hasta al 80% de los viajeros en destinos de alto riesgo, sobre todo en viajes exóticos o a destinos tropicales, viajes de aventura o cuando se visitan países en vías de desarrollo.

La diarrea del viajero puede ir acompañada también de náuseas, vómitos, dolor abdominal e incluso fiebre. Puesto que no existen vacunas o medicamentos para prevenirlas, para minimizar cualquier riesgo de contraer diarrea por agua o alimentos contaminados durante los viajes, es necesario ser precavidos con todas las bebidas y alimentos, también cuando comemos en hoteles o restaurantes.

Zonas de riesgo

Aunque es cierto que los riesgos son mayores en algunas zonas del mundo que en otras, hay que recordar que en cualquier país puede haber lugares con mala higiene. Normalmente, al determinar las zonas con más riesgo de contraer diarrea del viajero, se divide el mundo en 3 zonas: zonas de riesgo bajo, intermedio o alto. En la mayoría de Europa, EEUU, Canadá, Australia, Nueva Zelanda o Japón el peligro es bajo. En países más cálidos, como Sudáfrica o algunas zonas de Caribe, el riesgo es intermedio. En Centroamérica, Sudamérica, África, Oriente Medio, India y el sudeste asiático el riesgo de contraerla es más frecuente.

Aunque es muy incómoda y sin duda pueda estropearnos el viaje, la diarrea del viajero suele desaparecer por sí misma tras tres o cuatro días.

Si no se mejora en dos o tres días o si se tiene fiebre u otros síntomas, lo mejor es acudir al médico.

¿CÓMO PREVENIRLA?

Consejos

Para prevenir la diarrea del viajero, lo más importante es evitar cualquier riesgo de consumir agua o alimentos contaminados o no seguros durante el viaje, ya que no existe una vacuna o medicación específica para prevenirla.

Para ello:

  • Bebe sólo bebidas embotelladas y cerradas, comprobando que la botella no ha sido rellenada o abierta previamente. Sobre todo, evita beber agua del grifo si no sabes si es segura. Los refrescos en lata y el té o el café bien caliente son bebidas seguras.
  • Lávate bien las manos, con agua y jabón, especialmente antes de comer o manipular alimentos y después de ir al baño.
  • Mientras estés de viaje, come sólo alimentos bien cocinados (y que estén calientes) y evita las ensaladas y vegetales crudos.
  • Come sólo fruta pelada por ti. Las más seguras, las naranjas, mandarinas o plátanos.
  • Ojo con los cubitos de hielo en las bebidas, y con comer en puestos callejeros o ambulantes de los que no estés seguro de las condiciones higiénicas.
  • Evita alimentos crudos o los templados que hayan estado fuera de la nevera durante varias horas.
  • Mucho cuidado con los helados o la repostería (pasteles, dulces, cremas... ). Si tomas leche, asegúrate de que es leche pasteurizada, o no la tomes. Evita también platos o preparaciones con huevo crudo.
  • Si es necesario puedes desinfectar el agua o los alimentos para asegurarte de que no pueden hacerte daño. Puedes hervir el agua o limpiar bien las verduras con agua añadiendo unas gotas de lejía sin detergente. También existen kits portátiles para desinfectar el agua o los alimentos o pastillas potabilizadoras, que pueden ser una buena opción en viajes de aventura.
  • Las personas de los grupos más vulnerables como niños pequeños o bebés, personas mayores o mujeres embarazadas deben ser especialmente cuidadosos para evitar la diarrea del viajero.

Otra fuente potencial de infección son las aguas recreativas que puedan estar contaminadas, por ejemplo, bañarse en lagos, embalses o ríos en los que no sepamos si el agua es apta para baños.

Para más información acerca de las precauciones sanitarias antes, durante y después de tu viaje, consulta los consejos para el viajero del Ministerio de Sanidad.

FORTASEC® EN TU BOTIQUÍN

Llegan las vacaciones y hay que estar preparados para cualquier problema médico que pueda surgir.

Por tanto, ya sea porque nos metemos en carretera para llegar a nuestro destino vacacional, porque nos vamos de viaje al extranjero, o porque decidimos abandonar "el mundanal ruido" y entregarnos a la paz rural, es conveniente preparar cuidadosamente y llevar con nosotros un botiquín de viaje.

En caso de sufrir un leve trastorno físico o algún accidente que no revista gravedad, no tener a mano un botiquín con lo preciso, puede hacer que un agradable día de vacaciones se convierta en un mal trago.

No se te olvide incluir Fortasec® en tu botiquín de viaje (te recomendamos Fortasec® Flas por si no tienes agua disponible en ese momento) para estar prevenido en caso de que aparezca un episodio de diarrea ocasional y no infecciosa (sin fiebre).

Descubre más información sobre cómo tratar la diarrea