Skip to main content

Search

Search

El estrés puede alterar tu salud

Muchos médicos coinciden en que el estrés y la ansiedad, ya sea por el trabajo o por una mudanza, pueden empeorar el ritmo digestivo normal.

¿Te sientes tenso?

Estos son algunos de los factores del día a día que pueden causarte estrés, ansiedad o nerviosismo:

  • Hablar en público
  • Exámenes y entrevistas
  • Acontecimientos sociales importantes
  • Problemas personales
  • Estar demasiado ajetreado
  • Problemas laborales

Cómo sobrellevar el estrés

Todos sufrimos estrés de vez en cuando. La diarrea por estrés puede ser la manera que tiene el cuerpo de decirte que se encuentra bajo presión. Y, obviamente, puede hacerte la vida todavía más difícil. Por ello, lo mejor es combatir en primer lugar las causas del estrés.

  • Dedícate tiempo. Dedica un tiempo a relajarte y a recargar las pilas: haz las pausas necesarias para comer en el trabajo, tómate ratos libres en el cuidado de tus hijos, lee revistas, escucha música o date un baño a la luz de las velas.
  • Duerme el tiempo suficiente. Todos rendimos más cuando hemos descansado lo suficiente.
  • Comparte tus problemas. Ya sabes lo que se dice sobre los beneficios del contar los problemas. Si cuentas tus problemas a las personas cercanas, te sentirás mejor por haber hablado con alguien y puede que sean capaces de ayudarte.
  • Haz ejercicio. Es una buena forma de desestresarse, ganar confianza y mantener el sistema digestivo sano. El yoga tiene la reputación de ayudar a reducir la aparición de la diarrea ocasional, y sus técnicas de meditación y de respiración pueden ayudarte a relajarte.
  • Mantén una buena alimentación. Intenta no picar comida poco saludable entre horas, ya que una subida de azúcar no solo puede irritar el sistema, sino que de hecho aumenta los niveles de estrés. En lugar de ello, opta por frutas, verduras, frutos secos o barritas de avena y evita tomar demasiado alcohol o demasiada leche, ya que pueden irritar los intestinos.
  • Conserva el sentido del humor. Reír es una manera fantástica de reducir el estrés y también potencia el sistema inmunitario, que suele verse debilitado por culpa del estrés.