Skip to main content

Search

Search

Mitos y realidades

¿Qué hacer y qué no hacer cuando tienes diarrea? Te solventamos todas tus dudas y te ayudamos a que recuperes el equilibrio intestinal.

Generalidades

La diarrea aguda es una aflicción común, incluso entre adultos. Los episodios suelen ser breves y autolimitados.

En la mayoría de los episodios de diarrea aguda o del viajero, la causa generalmente permanece como desconocida, debido a la naturaleza autolimitada de la enfermedad y a la dificultad y retraso en la identificación del patógeno.

La diarrea es una causa importante de absentismo, pero, además, es desagradable debido a la incomodidad asociada y los síntomas concomitantes, molestias, vergüenza social y la amenaza o pérdida real de continencia fecal.

Prevalencia en España

En España, un 17% de la población sufre episodios de diarrea, al menos, una vez al mes*. 

¿Por qué aún se piensa que es mejor no tratar la diarrea?

La decisión de abstenerse del tratamiento está indudablemente influenciada por la creencia generalizada de que la diarrea es un mecanismo de defensa y, por tanto, no debe tratarse con medicamentos antidiarreicos que reduzcan la producción de heces. Se cree que estos agentes "conservan las toxinas o los patógenos dentro del cuerpo donde causan más daño" y "prolongan la enfermedad al retrasar la salida del patógeno".

*Hungin, A.P.S., et al. Prevalence, symptom patterns and management of episodic diarrhoea in the community: a population‐based survey in 11 countries. Alimentary pharmacology & therapeutics. 2016; 43(5), 586-595

Algunos mitos sobre la diarrea

  • La diarrea limpia el organismo de gérmenes, por eso es mejor que siga su curso

La idea de diarrea como un mecanismo de defensa puede parecer lógica cuando la causa es un patógeno entérico. Sin embargo, es difícil entender cómo la diarrea puede revertir la unión de un patógeno adherido a la mucosa intestinal. No hay evidencias para avalar este hecho. 

Además, esta hipótesis es inapropiada para otras causas no relacionadas con patógenos. Por ejemplo: estrés o ansiedad, alergia o intolerancia a ciertos alimentos, alimentación basada en comidas picantes o grasas, cambios hormonales (como en la menstruación).

En general, se reconoce que el tratamiento de los episodios de diarrea alivia la incomodidad y el aspecto social.

  • Es suficiente con seguir una dieta blanda y rehidratación

Los objetivos del tratamiento en los pacientes afectados por diarrea son aliviar los síntomas, evitar las complicaciones, en lo posible acortar la enfermedad y también evitar la diseminación de agentes patógenos en la comunidad.

El único consenso sobre la dieta es la necesidad de mantener la ingesta de fluidos.

La indicación terapéutica dominante en el manejo de la diarrea ha sido la prescripción de una dieta libre de residuos (régimen blando, sin residuos) a pesar de que esta costumbre no está respaldada por evidencia científica.

El consumo de alimentos sólidos debe guiarse por el apetito. No hay evidencia en adultos de que los sólidos aceleren o retrasen la recuperación. Se recomienda realizar comidas ligeras y no abundantes.

Se debe mantener un aporte adecuado de fluidos, según la sed. Está recomendado el uso de bebidas que contengan glucosa o ricas en electrolitos. Las soluciones de rehidratación oral no alivian la diarrea, y no tienen ningún beneficio añadido en adultos que pueden mantener la ingesta de fluidos.

  • Los antidiarreicos causan estreñimiento

En ensayos clínicos con loperamida para la diarrea aguda, las notificaciones de estreñimiento fueron menores de un 3%.

Argumentos a favor del tratamiento farmacológico de la diarrea aguda

En general, se reconoce que el tratamiento de episodios alivia la incomodidad y la disfunción social. No hay evidencia de que prolongue la enfermedad. La loperamida oral es el tratamiento de elección en casos de diarrea aguda en adultos, siendo grado A de recomendación y nivel de evidencia científica. 

Si la diarrea es muy incapacitante, y mientras no haya signos o síntomas que hagan aconsejable la consulta médica (fiebre, sangre en heces, dolor intenso, deshidratación), se puede controlar la diarrea con antidiarreicos, principalmente la loperamida, que frena los movimientos del intestino y permite que el paciente pueda realizar actividades cotidianas.

La loperamida acorta la duración de la diarrea aguda.

La medicación antidiarreica con loperamida puede disminuir la intensidad de la diarrea aguda y abreviar su duración.